Seguidores

domingo, 13 de octubre de 2013

¿Algún secreto que guardar?





                                      Tenía ese secreter junto con la silla en un desván,abandonado desde hacía

                                                                                                años.





Desgastado por el uso y manchado con tintas de algunas fechorías de quien lo empleaba,cubierto de 


polvo,la verdad es que necesitaba de una buena dosis de trabajo,  paciencia y perseverancia.








A ratos libres, de tanto en tanto,hemos ido haciendo la restauración pertinente para devolverle la prestancia


 que en su día tuvo.


















                                                           Estamos muy satisfechas con el resultado ya que pertenecía a la



                                                       familia y ha sido espectador de muchas horas de estudio  y fatigas.














Al principio pensamos que lo pintaríamos pero una vez quitado el polvo estaba en muy buen estado,nada de



 carcoma y el color de la madera nos gustó mucho.
















Primeramente lo decapamos con gel quita pinturas y lana de acero.






Una vez decapado,pintamos los casilleros con pintura gris y le estarcimos sus pequeños cajones con una 

escritura antigua.


A la silla le hicimos el mismo proceso y le dejamos su asiento original.





Para finalizar,una capa de cera de color roble claro y lustrar con un paño de algodón.








                                             Al lado del secreter y la silla encontré la papelera que seguramente se compró


                                             con el conjunto y nos hizo gracia por lo que va a seguir acompañándoles.


























Hasta aquí el nuevo trabajo que esperamos sea de vuestro agrado y ya sabéis lo que nos gustan vuestros 

comentarios .




Os deseamos una feliz semana.


María Inés y María



ADÉU